Hábitos y prácticas de la felicidad: autocompasión, gratitud y optimismo

La felicidad no es el sentimiento que experimentamos cuando estamos en la cima del éxito, sino el entusiasmo con el que escalamos cada peldaño y disfrutamos del viento que sopla en contra. 

Como parte de nuestro diplomado en psicología positiva, analizamos los hábitos y prácticas de la felicidad, pues es básicamente una rama que se enfoca en el bienestar de las personas. 

La felicidad requiere trabajo

Creemos importante señalar, que la búsqueda de la felicidad es bastante ardua, debido a que la mayoría no despertamos todos los días con unas inmensas ganas de comernos al mundo, sino, con el afán de las tareas que ya están esperándonos y tratando de convencernos a nosotros mismos que hemos dormido lo suficiente. 

De acuerdo a la ciencia, las personas felices tienen ciertos hábitos que marcan su vida y la hacen mucho más agradable. Tres de ellos son:

Autocompasión

Tiene que ver con mostrar compasión a nosotros mismos, eso significa que podemos empezar por perdonarnos aquellos errores que nos marcaron por años. De nada sirve, reprocharnos eternamente por lo que no podemos cambiar, antes bien, hay que olvidar todo lo que queda atrás y proseguir a la meta.

Esto no quiere decir, que cometeremos error tras error para después justificarse por medio de la autocompasión, sino más bien, que seremos más conscientes de nuestro caminar y buscaremos mejorar a cada paso.  

Una vez practicada la compasión en nosotros mismos, tendremos mayor facilidad para entender a los demás y ser más empáticos.

Para entender más sobre esto, puedes ayudarte del libro:  “Sé amable contigo mismo: El arte de la compasión hacia uno mismo” de Kristin Neff.

Gratitud 

Pocos sentimientos son tan motivadores que la gratitud, está relacionada con darle más importancia a lo bueno que a lo malo y  con entender que en la vida siempre habrá altas y bajas y aún así hay razones para estar agradecidos.

Una buena manera, de desarrollar esta actitud es por medio de contar las bendiciones. ¿Qué pasaría si al despertar cada mañana agradeces por un día más de vida, por tener una cama, dinero en tu bolsillo, una familia divina o un trabajo? Quizás saldríamos a la calle con una actitud distinta y no le gritaremos una grosería al primer coche que se nos atraviese.   

Optimismo

Es la habilidad para entender que después de cada tormenta viene la calma, que todo pasa por un motivo e incluso, entre las experiencias más dolorosas hay grandes tesoros por descubrir.

No significa que veremos las cosas siempre de color de rosa, sino es una habilidad que sacará a flote la perseverancia cuando el barco parece hundirse. 

Algunas personas, incluso cuando todo va de maravilla siempre están esperando que algo salga mal, ese temor a lo por venir, es pesimismo y nos priva de disfrutar las cosas en su momento. 

Para aprender más sobre el tema, no dudes en consultar: Aprenda optimismo: haga de la vida una experiencia maravillosa, un libro de Martin E.P. Seligman.

Si bien, los estantes en las librerías están repletos de libros de autoayuda, la psicología positiva, lo hace desde una perspectiva científica que busca aumentar la calidad de vida de las personas y contar con elementos técnicos que posibiliten desarrollar las fortalezas y recursos.

¿Te interesa aprender más? ¡Contáctanos!

A %d blogueros les gusta esto: