licenciatura-en-psicologia-ayuda

¿Cómo saber si necesito ayuda psicológica?

Si te has hecho esta pregunta, estás en el lugar indicado para saber qué decisión tomar. Gracias a la difusión y aceptación que se ha creado en redes sociales hacia la salud mental, el número de personas que acuden a un experto ha crecido. Los estigmas de ir a terapia se van desvaneciendo, es totalmente normal además de que es una ayuda que muchos necesitan para sobrellevar sus vidas.

Para decidir cuándo ir al psicólogo, hay que tener en cuenta varios factores. Es recomendable acudir a terapia psicológica cuando existe un problema que supera las fuerzas que tienes en determinado momento para solucionarlo, que te impide vivir y experimentar bienestar y que por lo tanto te ocasiona malestar y sufrimiento.

Algunos motivos para ir con un psicólogo o experto en la salud mental pueden ser:
  • Una dificultad personal (ansiedad, malestar, depresión, adicción, falta de concentración, obsesión, etc.).
  • Alguna situación dolorosa (una enfermedad, duelo, trauma, separación, abandono, etc.).
  • Dificultades relacionales (problemas de pareja, en la familia, o en el trabajo).
  • Un deseo de cambio o de trabajo en sí mismo (motivación para vivir, mejorar la conducta, expresar sentimientos, buscar tu razón de ser, etc.).

Es importante mencionar que no existe una edad exacta para ir a terapia. La Psicología Infantil es igual de valiosa que cuando se es adulto. 

Como adultos podemos estar cegados y no darnos cuenta que son situaciones que pueden desencadenar en el niño o adolescente reacciones de ira constante o tristeza profunda que pueden requerir de la ayuda de un psicólogo. De hecho es mejor ir a terapia desde una temprana edad para evitar que en un futuro se desarrollen conductas y comportamientos que se pudieron evitar/resolver desde más joven.

Tal vez te interese: ¿Cuál es la importancia de la Psicología Infantil? 

Señales que indican que debes ir a terapia psicológica:
  1. Sufres de dolores recurrentes de cabeza, estómago, o bajas defensas que no tienen explicación médica.
    A pesar de que te hayan recetado medicamentos, el dolor sigue apareciendo. Los problemas emocionales tienden a manifestarse en nuestro cuerpo. Por ejemplo, el estrés puede manifestarse de muchas formas en nuestra relación con la comida, en dolores crónicos de estómago y cabeza, y resfríos frecuentes o inclusive la disminución del apetito sexual.

  2. Has sufrido un trauma en el pasado y no puedes dejar de pensar en ello.
    Pensar que el tiempo lo cura todo, no es del todo cierto. Hay situaciones que deben ser manejadas de la mano con un terapeuta como un fallecimiento, ruptura, despido laboral, etc. No estás solo/a y con terapia podrás asimilar adecuadamente lo que te sigue afectando.

  3. Ya no te llaman la atención las actividades que antes disfrutabas.
    Si ya no disfrutas igual ver ni platicar con tus amigos, o tu hobby favorito ya ni es interesante, puede ser una señal de que algo anda mal. Si sientes una desilusión generalizada, y tienes la sensación de que ya no tienen sentido, o te sientes infeliz, ir con un psicólogo puede ayudarte a volver a conectarte con tus emociones y a volver a andar tu camino.
    El desinterés por seguir viviendo es una alarma que necesitas atender en psicoterapia.

  4. Consumes alguna sustancia adictiva para lidiar con tus problemas.
    Si tu consumo en bebidas alcohólicas u otra droga es más frecuente y/o en mayor cantidad, incluso has pensado en utilizarlas, o si tu alimentación ha cambiado notablemente (tanto el deseo de comer excesivamente como la falta de apetito) pueden ser señales de que quieres hacer desaparecer emociones o impulsos que es necesario atender.

  5. Tus relaciones te hacen daño.
    Es probable que necesites acudir a terapia si sientes que tu noviazgo, amistades o relación con tus familiares no te hacen sentir feliz. Si sientes dificultad para expresarles lo que sientes y cómo te afectan, acércate a la psicoterapia.

    Muchas veces solo tú eres consciente de este descontento, y los demás pueden percibirlo como una simple actitud diferente hacia ellos. Por eso es importante que prestes atención a estos signos tóxicos, que pasarán desapercibidos para otros.

  6. Tus amigos te han dicho que están preocupados por ti.
    Muchas veces las personas que nos conocen y nos observan pueden detectar signos difíciles de detectar por nuestra cuenta, por lo que es importante estar atento a las perspectivas que los otros tienen sobre ti.

    ¿Alguien se ha acercado a ti preguntándote si te sientes bien?. Las redes sociales son un medio de expresión, y conforme al tipo de contenido que compartimos la gente se da cuenta si la estás pasando bien o estás en alguna mala racha.

    Las parejas son las que más pueden conocernos, si nota algo distinto en ti te ayudará a elevar tu ánimo, pero en caso de que ya no pueda más, es porque solo con atención psicológica podrás sobrellevar lo que estés pasando.

  7. Sientes que nada tiene solución.
    ¿Cómo es la vida que tú esperabas que fuera? No te des por vencido/a. Expresa todo lo que no puedes en una sesión terapéutica. Además de sentir alivio, habrá alguien que profesionalmente te guíe en el camino. Verás cómo encontrarás la solución a tus problemas de raíz.

  8. Nada de lo que hayas hecho parece haber ayudado.
    Hay ciertas situaciones que no podemos superar por nosotros mismos. Si has intentado varias cosas para salir adelante, como hablar con tu mejor amigo/a, despejar tu mente haciendo ejercicio, leer textos de superación y autoayuda pero parece que no consigues ninguna solución, es una señal de hablar con una Psicóloga.
8 razones positivas para ir al psicólogo

Aceptar que necesitas ayuda psicológica es un gran paso, además verás que también será útil y beneficiosa para hacer de la vida una experiencia mejor.

  1. Aceptarte a ti mismo.
  2. Enriquecer tu relación sentimental.
  3. Ser mejor padre/madre.
  4. Triunfar en el trabajo.
  5. Profundizar en el sentido de tu vida.
  6. Lograr una mejor disciplina.
  7. Dejar atrás y perdonar.
  8. Mejorar la capacidad de expresar emociones.

Ahora que te hemos descrito algunas situaciones, es necesario que sepas con quién acudir, ya que dentro de la Psicología existen diferentes áreas especializadas para tratar a ciertos pacientes como:

Tanatología- Rama que atiende a personas que hayan sufrido un fuerte y doloroso duelo que no pueden superar y les ha afectado en su forma de vivir.

Psicología clínica- Realiza la evaluación, el diagnóstico, la prevención y el tratamiento de las personas con algún tipo de trastorno mental. Dentro de la psicología clínica se pueden destacar diversas escuelas como: la constructivista, la conductista, Gestalt y el psicoanálisis, entre otras.

Psicología social- Somos seres sociales, nos relacionamos con otras personas en varios ámbitos de nuestra vida: trabajo, pareja, familia, amigos. La psicología social estudia desde el punto de vista científico la forma en que los pensamientos y comportamientos de una persona se ven influídos por otra persona.

Psicología cognitiva- Esta rama estudia los procesos internos de la mente: cómo piensas, cómo percibes tu entorno y a otras personas, cómo te comunicas, cómo recuerdas y cómo aprendes.

Psicología familiar y de pareja- Las relaciones familiares y de pareja pueden ser tóxicas, ya que llegan a producir problemas de comunicación y de relación, así como diversos trastornos psicológicos que, en ocasiones, deben ser analizados por un psicólogo.

 

Dentro de la psicología hay profesionales de la psicología que se centran en la percepción, el aprendizaje, la muerte, la memoria, el lenguaje, el pensamiento o la forma de razonar. 

Sé un profesional de la salud mental y estudia nuestra Licenciatura en Psicología. Conoce más sobre la carrera aquí. ¡Síguenos en Facebook!

Dejar un comentario

Solicitud de Admisión

[contact-form-7 id="4466" title="Formulario de Contacto | 2020"]

Solicitud de Admisión

Solicitud de Admisión

Solicitud de Admisión