depresión en ancianos

La soledad: el principal factor en casos de depresión en ancianos

De acuerdo a diversos estudios realizados por la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y el Centro de Investigación Biomédica en Red de Salud Mental (Cibersam), se ha confirmado la incidencia en problemas de depresión en ancianos.

La muestra fue de más de 40 mil ancianos, procedentes de todo el mundo (mayormente países europeos pero también de  Estados Unidos, Japón, Corea del Sur y México).

El estudio comprendía un seguimiento de 18 años, bajo un método estadístico robusto, basado en modelos multiestado”, ha explicado Alejandro de la Torre Luque, investigador que lideró el estudio.

Los resultados obtenidos, revelan que la mayor parte de las personas se muestran resistentes a las vivencias cotidianas y no reaccionan con elevados síntomas depresivos. 

Los participantes mostraron al menos un episodio de  síntomas depresivos, los cuales no son aislados, sino más bien se repiten en un lapso por lo general menor a dos años. 

Factores que desencadenan la depresión en ancianos

Entre los desencadenantes de estos episodios depresivos, la soledad fue el principal factor, sin embargo, también se revelaron otros como los problemas para dormir, la fatiga crónica y la pérdida de familiares y seres queridos, principalmente de la pareja. 

“Este trabajo presenta importantes implicaciones para desarrollar propuestas terapéuticas hacia factores específicos, como soledad, problemas de sueño, etc., que pueden ser modificables y que lleven a reducir y eliminar la sintomatología depresiva en la edad anciana. En este sentido se aboga por una mayor concienciación de los agentes sociales en la importancia de proveer a la persona mayor de estrategias eficientes para lidiar con la soledad, dado su elevado impacto negativo”, aseguran los autores del estudio. 

Para contrarrestar lo anterior, es importante que los adultos mayores cuenten con un sistema de apoyo que sirva de acompañante y los ayude, por medio de la tanatología y otras disciplinas, a superar la pérdida y encontrar un sentido para seguir viviendo. 

Recordemos que en esta etapa, es sumamente peligroso que se encuentren solos, ya que la mayoría llega a desarrollar cuadros severos de deshidratación y otras patologías fáciles de erradicar pero que con el tiempo pueden ser mortales. 

Con información de: https://www.diariomedico.com

A %d blogueros les gusta esto: