Guía para sobrevivir las festividades navideñas sin caer en depresión

La navidad es la época más especial del año para algunos y la más triste para otros. De acuerdo a estadísticas mundiales, un por ciento de personas son más propensas a caer en depresión ocasional en esos días.

 

Fallecimiento de un familiar querido, ruptura amorosa, soledad, desempleo, algún tipo de depresión, son solo algunas de las razones que favorecen al sentimiento de  tristeza.

Relacionado: Tanatología: Cómo afrontar la muerte de un ser querido

Si bien, llegaste a este artículo porque estas deprimido a causa de la época o conoces a alguien que necesita ayuda, déjanos darte un poco más de información al respecto:

 

Paso 1: ¡Respira profundo!

Por años hemos escuchado que en navidad todo es felicidad pero en ningún lugar dice que debe ser así. Toma un momento a solas para respirar, sacar un poco de afán y llorar si así lo sientes. 

¿Por qué te sientes mal? ¿Lo sabes? ¿No lo recuerdas? No importa cuánto tiempo te lleve, indaga en tus recuerdos hastaencontrar el motivo y trabaja en ello.

 

Paso 2: Sé realista

Obviamente la visión idealizada del cine, la televisión influye en nosotros. No te dejes convencer por esos enormes y coloridos árboles de navidad que ves en por todas partes. Tampoco te sientas mal por pensar que la vida de todos es perfecta y la tuya no, todo el mundo aprovecha esta época para presumir más de lo habitual, eso es normal y no significa que tu vida haya menos felicidad.

 

No sabes cuánto dolor se esconde detrás de algunas sonrisas, todos tenemos problemas independientemente de cuán felices nos veamos en redes sociales.

 

Paso 3: No te hundas en tu propia tristeza

¿No tienes una familia propia con quien festejar? No te estaciones en tu sillón a ver películas para llorar, dile a un buen amigo que te adopte, convive con otras personas, come hasta reventar sin pensar en la dieta, hay muchas cosas que puedes hacer.

 

Por otra parte, ¿Te aburres de lo peor con tu familia en la cena de nochebuena? ¿Sientes que lo único que tienen en común es el apellido? No te fijes expectativas tan altas. Aprende a conversar con tu abuela de 80 años y con tus sobrinitos de cinco, planea actividades que a todos les gusten, pon un karaoke o contrata mariachi, pon algo de tu parte.

 

Paso 4: Deja las discusiones para después

Si bien, ya decidiste divertirte y alguien te hizo una mala cara, tu marido te contestó mal, tu hijo corre de un lado a otro y ensucia su ropa nueva, no permitas que eso te amargue. Si eres soltero o soltera, no vayas a la cena familiar dispuesto a armar una discusión solo porque tus tías con falta de creatividad te pregunta por tu vida amorosa… si tienes algo que discutir con alguien, espera el momento oportuno y disfruta la noche, que al final y al cabo, solo es navidad una vez al año.

 

Paso 5: Dí ‘No’ a la sociedad de consumo

Parte de la época más esperada del año son los regalos. Si este año no tienes para regalar lo que deseas a tus familiares, no busques la forma de endeudarte. Navidad va mucho más allá del consumismo que se nos vende por todas partes, se trata de dar y compartir amor.  

 

Tus seres queridos comprenden que no siempre se puede dar todo lo que se quiere, tampoco es necesario aparentar una realidad económica muy diferente a la real, no tienes que participar en todos los intercambios, tampoco gastar miles de pesos en ropa, zapatos, salón de belleza, celular nuevo, etc.

 

Sin embargo, si tienes para gastar un poco más de lo habitual o simplemente, tu sueldo te permite adquirir una deuda ligera a corto plazo, no dudes en darte un gusto y comprar aquello que te hace feliz a ti y a tus seres queridos. Siempre estar pensando en ahorrar, también es un problema, el punto es no ser extremista.

 

Por último, piensa en valorar lo que realmente importa. Con el paso de los años, la festividad ha ido cambiando de acuerdo a los intereses de los comerciantes, el cine, la televisión y más, no obstante, la raíz tiene que ver con el sacrificio de un hombre que dio su vida por la humanidad, sea que creas en él o no, date un momento para valorar todo aquello que tienes, piensa que siempre existen personas menos afortunadas que nosotros y aún así encuentran razones para estar agradecidos.

 

Para aprender a tratar de una forma profesional, la depresión o la tristeza ocasional, haz click aquí. 

Dejar un comentario