Preguntas que deberías hacerte antes de elegir una maestría

Un deseo de muchos profesionales que se gradúan de licenciatura es seguirse preparando por medio de una maestría y de esa forma, ampliar sus horizontes profesionales.

Algunos tienen muy en claro en lo que quieren especializarse y otros lo descubren por medio del puesto que desempeñan en el mercado laboral, sin importar cuál sea tu caso, te recomendamos hacer un ejercicio mental y cuestionarse lo siguiente:

¿Estás preparado para dar este paso?

Un proyecto educativo requiere de tiempo, dedicación, esfuerzo y dinero, si por el momento no cuentas con dichos elementos, espera un tiempo considerable para prepararte; de modo que cuando te inscribas, no tengas que preocuparte por nada, excepto por asistir a tus clases y cumplir con todo lo que allí se pide.

¿Cuál es la motivación para estudiar una maestría?

¿Estás buscando un nuevo puesto y para ello necesitas especializarte más? ¿Simplemente quieres engrosar tu currículum? ¿Te sientes estancado y te gustaría dar un nuevo giro profesional?

Todos los anteriores son motivos más que válidos para iniciar una maestría, no obstante, considera que también existen cursos y diplomados que pueden brindarte grandes beneficios y sobretodo, te ayudarán a tener un panorama más amplio, en menor tiempo.

Si no tengo claro qué quiero estudiar ¿cómo puedo averiguarlo?

Complementando el punto anterior, si no estás del todo seguro en estudiar una maestría porque no sabes de qué se trata o si va de acuerdo con tus capacidades, puedes empezar con un curso o diplomado y si realmente te sientes fascinado con lo que ahí aprendes, inscribirte en la maestría.

Incluso, existen muy buenos exámenes vocacionales que te puedan orientar y siempre está la opción de hablar con un experto en el área y despejar todas tus dudas.

¿Debería de elegir una maestría solo porque es algo que quiero aprender o que me gusta?

Siempre debes de pensar en lo que será mejor para tu futuro profesional y qué tan bien remunerado es. Antes de elegir algún programa averigua si está bien valorado en el mercado laboral, para ello puedes revisar las ofertas de empleo a las que quieres aspirar y ver si es un requisito que se repite constante.

Si quieres aprender algo solo por hobby o interés personal, nuevamente te recordamos que puedes optar por un curso o diplomado.

¿Cuál es mi presupuesto?

Este es otro ejercicio de honestidad necesario para elegir una maestría. Tener bien claro cuál es el presupuesto que puedes destinar a un posgrado te ayudará a elegir una opción adecuada.

Muchos caen en el error de no considerar universidades de renombre porque piensan que el costo está fuera de sus posibilidades y no siempre es así.  

La mayoría de las universidades cuentan con planes de pago o becas para egresados y empresas, así que investiga muy bien antes de descartar opciones que pueden ser viables.

Leer también: Estudia una maestría en la IBERO Monterrey y cambia tu vida

¿Debería dejar de trabajar por estudiar la maestría?

Eso depende de lo que estés buscando pero hay que tener en claro que el mercado laboral es sumamente competitivo  y que salir de él durante dos años o más puede ser perjudicial, sobretodo al momento de volver.

Si fueras reclutador ¿elegirías a quien se dedicó exclusivamente a estudiar o a quién acumuló más experiencia al mismo tiempo que aprendía algo nuevo? La mayoría de las maestrías están pensadas en personas que trabajan por lo que tienen horarios razonables.

 

Una vez que hayas respondido todas las preguntas anteriores, busca la mejor universidad para ti y aquellos planes de estudio que abarquen todas las áreas que deseas explorar.

No olvides escoger una universidad certificada tanto en México como en el extranjero, ese puede ser el distintivo que cambie tu abanico de oportunidades y te posicione en el puesto que estás buscando.

 

Dejar un comentario