Existen personas cuya mente es un campo de batalla. Sus temores constantemente se apoderan de sus pensamientos produciendo una película cruel y siniestra donde todo siempre sale mal y no existe huella de esperanza.

Mantener ese tipo de mentalidad e incluso alimentarla, crea una actitud fatalista y temerosa, disminuyendo así nuestra calidad de vida y de quieres nos rodean.

 Aquí te dejamos algunas técnicas que puedes emplear desde hoy para alejar esa clase de pensamientos:

  •  Aprende a dominar al temor

¿Cuál es tu miedo más grande? ¿Perder a alguien de tu familia? ¿Morir? Bueno, eso que temes es como una pelota de ping pong dentro de tu mente y te hace pasar muy malos momentos. Es momento de lanzarla muy lejos.

  •  Acepta la fragilidad de la vida

No podemos controlar lo que sucede, ni cómo sucede, es por ello que lo mejor es buscar un propósito dentro de la adversidad, como dicta la logoterapia.

También leer: Logoterapia: Conceptos básicos, fundamentos y diferencia con el psicoanálisis

  • Sé lógica

Nunca estaremos listos para dejar ir a los seres que amamos, sin embargo: tu hijo algún día se irá de tu casa, tu perro a lo mucho vivirá trece años y tus padres inevitablemente envejecerán… es el ciclo de la vida. No llores pensando en lo que puede ocurrir mañana, cuando aún estás a tiempo de pasar más tiempo con tu familia.

  • La felicidad atrae más felicidad

La psicología positiva nos dice que el optimismo hace que se produzcan cosas más buenas en la vida de una persona, obteniendo mejores resultados en las distintas áreas de su vida y relaciones más satisfactorias.

  • Ten un sistema de apoyo

No tienes que cargar con todo sólo, si no quieres hablar de lo que te aflige con tu pareja o familia opta por asistir a terapia. Quizás, solo necesitas un par de oídos o un abrazo. Si vives sólo, recuerda que los animales son excelentes acompañantes.

  • Cuenta tus bendiciones

Enumera aquellas cosas que hacen que tu vida tenga más sentido y mantente agradecido por la oportunidad de tener dichos privilegios. Concéntrate en lo bueno y no en lo malo, no pienses en todo el dinero que podrías tener y que no tienes, deja que las cosas fluyan. 

  •  Hazlo por ti

A la larga permitirte pensamientos negativos puede desarrollar enfermedades mentales y físicas. Es decir: el estrés, la ansiedad y depresión, pueden desencadenar insomnio, enfermedades del corazón, digestivas, etc.

  •  No condenes a los demás

Imaginemos que eres una mamá super temerosa, por lógica no dejarás que tus hijos salgan a ninguna parte y sembrarás en ellos tus pensamientos fatalistas. ¿En serio quieres eso para ellos? ¿Una infancia marcada por cosas que no pueden hacer? Date un respiro y deja que sean niños.

La vida sólo se vive UNA vez, acéptala como venga y enfréntala con dignidad, fe y esmero.

 

Si quieres aprender más de temas como estos, lee nuestros blogs semanales o inscríbete a nuestras maestrías, diplomados y cursos en la ciudad de Monterrey.

Ir a Inicio